Reseña "Cuando nos repartimos los bares" de Teresa Mateo

13:45:00

Cuando nos repartimos lo bares habla de eso que el propio titulo explica: de ruptura sentimental. De ese jodido infierno que todos hemos tenido que sufrir alguna vez: el saber que los lugares comunes harán daño y deberemos desprendernos de ellos si queremos seguir adelante, esos bares donde fuimos felices y que tendremos que repartirnos para no encontrarnos. Habla de esa difícil carretera hacia el olvido que tendremos que atravesar sin luces para lograr reconstruir de nuevo nuestra vida y nuestro ser. Pero Teresa Mateo no cae en el sentimentalismo ni la ñoñeria en la que es tan fácil incurrir al hablar de desamor. No, ella encara los poemas con un fino humor desencantado, se ríe del dolor y de ella misma, se distancia de su propia tristeza para vencerla, ahogarla, darle patadas.
Si tuviera que definir con una sola palabra este libro, la elegida sería divertido. No tanto por el tema del que trata el libro, que como podéis ver en el título es el desamor, sino por la forma tan ingeniosa de tratarlo, un característico juego de palabras utilizado por la autora. 
Esto, hace que veamos las rupturas amorosas desde un punto diferente, porque en esos momentos es cuando se escribe desde el dolor y es muy complicado, o por lo menos yo lo pienso así, darle ese toque especial y muy característico que hace verlo desde otro punto de vista.
Me ha encantado que no hable sobre el amor desde esa tristeza que se contagia. Sería por lo principal que os recomendaría este libro.

Las personas que son luz al 
principio del túnel son 
las más peligrosas

En general, lo he considerado una buena lectura. Es un libro se lee con mucha rapidez porque ser bastante corto y porque los poemas que lo componen son bastantes ligeros, por regla general de una página cada uno.
Os vais a encontrar versos muy bueno, que a veces transmiten ideas opuesta. A mi, personalmente, me ha encantado este verso "He llegado hasta infinito contando/ hasta tres para olvidarte", puede que no os diga nada a simple vista, pero a mi me ha recordado a cuando era niña y jugaba a cualquier juego en el que tenía que quedarme contando y los demás se escondían, mientras se mezcla con vivencias de una pasado de no tan niña en el que quieres olvidar a alguien.
Sensaciones como estas las he experimentado con diversas frases del libro y creo que a cada uno le recordará a algo diferente según los recuerdos de cada persona.

Todo permanece en el silencio de una
canción antes de que empiece la siguiente
y yo bailo como si sonara tu risa
y no tuviera miedo del ladrido de ningún perro

Aunque me ha parecido un libro recomendable y que de vez en cuando le echaré un ojo, me han fallado algunos detalles.
Principalmente, aunque hable del amor desde otro punto de vista, todo el libro es de amor y para mi gusto, aunque no sea pesado de leer, es un poco repetitivo por el tema, porque sabes de lo que va a tratar el siguiente poema aunque esté expresado con otras palabras. Hubiera preferido un poco de diversidad, pero por lo menos no es el amor típico.
También me ha fallado un poco en la estructura de los poemas, no en todos, pero si en algunos me ha parecido poemas hechos con frases bonitas que hablaban del mismo tema y eso es algo que me sacaba un poco de la lectura. Esto puede que se deba al estilo de escritura de la autora, que en algunos poemas es de poner puntos cada dos o tres versos, pero como digo, no me ha pasado con todos, sino puntualmente en algunos casos aunque si me distraía bastante, aunque como ya sabéis son manías personales mías, porque los frases son preciosas y si os gusta este estilo os vais a enamorar de los versos, os lo aseguro.

En esta casa sin ti
hay sonetos nunca escritos
y un destino emborronado a lametones.

Para terminar, lo único que tampoco me ha convencido del libro es la última parte. En ella no encontramos poemas, sino frases sueltas.
Eso lo he visto en muchos libros últimamente y siempre es la parte que menos me gusta. En este caso, toda la alegría que desprende el libro ha desaparecido en esta parte, no por la forma de escribir o tratar el tema, sino por qué no conecto absolutamente nada con estas partes. Se me ha hecho más pesado de leer que el resto del libro y solo son unas frases en comparación con lo demás que son poemas.
Las frases que vemos son bonitas y con las que te puedes identificar en más o en menos medida. Que no me guste no significa que sean malas, sino que como siempre digo, tengo un estilo bastante definido a la hora de leer poesía y las frases sueltas para mi no lo son y prefiero leerlas en Twitter, pero se que para la mayoría de la gente es una de las mejores partes del libro. Por eso, evitando mi opinión personal en lo referente a todas estas secciones en todos los libros, he de decir que son unas frases bonitas, que transmiten muchos sentimientos y siguen con la temática y estilo personal de la autora. Con ese juego de palabras en algunas ocasiones y ese optimismo que desprende.

Ven, que la distancia sabe mantenerse sola.

En general es un libro que recomiendo, porque aunque hay detalles que no me han gustado, me ha parecido una lectura muy entretenida que puede ser un grato acercamiento al mundo de la poesía que os dejará con buen sabor de boca y con ganas de más. 
Es por eso por lo que principalmente me parece un libro recomendable, ya no solo a la gente que esté comenzando a leer poesía sino a los lectores avanzados pues es un poco de aire fresco dentro de tanto formalismo.

Colaboración con Frida Ediciones

You Might Also Like

0 comentarios

Subscribe